El Lado Positivo de la Obsesión

“El amor no es como se ve en las películas”. Todos hemos escuchado esta frase de las personas cercanas a nuestra vidas. Pero, ¿qué pasa si el amor se parece al de películas? ¿Simplemente no sigue la trama?

Susan y Joey manejan un par de  famosos e infames autos que han agraciado la pantalla grande con la película de Steve McQueen, “Bullitt”, película de suspenso de 1968. Susan con su Bullitt Mustang y Joey con su Dodge Charger.

This image has an empty alt attribute; its file name is IMG_2610W-1024x615.jpeg

El Bullitt ’67 de Susan

Cada vehicologo tiene un momento es sus vidas cuando se dan cuenta que ya no son simples entusiastas de autos…sino que son unos autófilos de gran escala.

Mientras que Susan posee un Bullitt Mustang del 2019, y un Coupe del 1965, su más notable compra fué durante la pandemia. Fue en el 2020 que Susan compró un Bullitt Mustang del ’67 que tenía un gran parecido al auto legendario de Steve McQueen.

Ella siempre tuvo una obsesión con los fastbacks, y una noche, mientras navegaba por Facebook, la serendipia tomó lugar. Luego de una rápida llamada telefónica y retiro de dinero del banco, Susan se volvió la orgullosa dueña de un “desastre total”.

El trabajo que se le ha hecho al auto, parece como el problema del Barco de Theseus, pero como si fuera hoy día: cada pulgada del coche ha sido reconstruida. Se le puso un 427 EFI Windsor con un torque impresionante de 552 libras-pies. El trabajo de cuero de interior del auto fue totalmente reconstruido. Es un coche con look clásico que hace girar cabezas y detiene corazones, con un nuevo corazón de oro.

This image has an empty alt attribute; its file name is DSC_7451lowW-1-1024x683.jpg

El Charger ’69 de Joey

Joey se enamoró de los autos en el cine en 1969, cuando fue a ver la legendaria película de Steve McQueen. Mientras sus amigos salivaban por el Mustang verde, el se quedó cautivado por el Dodge Charger negro.

Tan ferviente era su sueño que millas de muscle cars pasaron por sus manos: Un Impala del ’63, Mustangs, imposible nombrar todos. Llegó al punto donde el estaba renovando varios coches por semana. Desarrmándolos. Reconstruyéndolos. Hasta que un día encontró el auto de sus sueños. Un Dodge Charger negro del ’68 con una gran necesidad de  todos los reparos imaginables.

Contratista de profesión y mecánico fuera de horas de trabajo, Joey comenzo el arduo trabajo de reconstruir de cero lo que alguna vez fue un glorioso auto. Eventualmente, lo restauró a su antigua gloria. 

Un final diferente

Mientras que Steve McQueen famosamente perseguía a matones por las calles de San Francisco, ahora Joey y Susan manejan el mismo tipo de coche por las mismas calles pero con un efecto totalmente diferente. Contentos de hacer girar cabezas en los shows de autos, la pasión que pusieron en sus coches es un testamento de la atención al detalle que han puesto.

Tienes  una historia que te gustaría compartir? Envíanos una línea a contact@lepitclub.com.

¿Te gusta? ¡Compártelo!

Para comentar en este blog, inicie sesión en su cuenta.

Su contraseña ha sido cambiada con éxito.

Inicie sesión en nuestro sitio web con su nueva contraseña.

Correo electrónico para restablecer la contraseña enviado.

Entra en tu buzón de correo electrónico y sigue las instrucciones.